La octava maravilla del mundo: El glaciar Perito Moreno

El glaciar Perito Moreno se ubica en Argentina y está situado entre los 47º y 51º de latitud sur. Este se extiende desde el campo de hielo Patagónico Sur, en la frontera entre Argentina y Chile, hasta el brazo sur del Lago Argentino, poseyendo cinco quilómetros de largo y 60 metros de altura. Su nombre es un homenaje a Francisco Pascasio Moreno, creador de la Sociedad Científica Argentina, renombrado pesquisador de la región austral de ese país. El glaciar es considerado una de las reservas de agua dulce más importantes del mundo ubicándose sólo detrás de la Antártida y Groenlandia.

El glaciar Perito Moreno es uno de los puntos turísticos más importantes de Argentina. John Spooner. CC BY 2.0

El Perito Moreno es uno de los puntos turísticos más importantes de Argentina. John Spooner. CC BY 2.0

La imponente masa de hielo interminable rodeada de bosques y montañas es un espectáculo que pocos se quieren perder. Es uno de los glaciares más imponentes y ya fue llamada de la “octava maravilla del mundo”, debido a la vista que se tiene de su cumbre. Ubicada en una región rodeada de bosques y montañas, está dentro del Parque Nacional Los Glaciares, creado en 1937 en la provincia de Santa Cruz, ese parque, de 724.000 hectáreas posee un total de 356 glaciares. Se puede llegar hasta el glaciar en paseos por tierra o alternando etapas de navegación en el recorrido.

Miradas.com.br. CC BY 2.0

Miradas.com.br. CC BY 2.0

 En diversos puntos de su extensión, el glaciar represa las aguas del lago Argentino, haciendo que este alcance una altura de hasta 30 metros. En este punto el agua empieza a hacer presión sobre el hielo. Esta presión crea un túnel con una abertura de más de 50 metros. La presión del agua provoca un derrumbamiento en el borde del glaciar, formando un espectáculo increíble y produciendo un estruendo profundo y estremecedor. Ese proceso se repite a lo largo de intervalos irregulares: el último derrumbamiento ocurrió el 9 de julio de 2008. Los anteriores el 13 de Marzo de 2006, dos años después del derrumbamiento ocurrido en 2004, siendo que el anterior ocurrió solamente 16 años antes, en febrero de 1988. Los turistas pueden observar el fenómeno a 200 metros de distancia, en instalaciones especialmente construidas para este fin. 

También es posible caminar sobre el glaciar, desde que se usen zapatos y ropa adecuados y acompañado de guías especialmente entrenados.

Paul Keller. CC BY 2.0

Paul Keller. CC BY 2.0

Por Javier Caballero